Reforma de Salón Comedor sin Obras – Apartamento

Cliente → Familia (cinco miembros) / Servicios → Interiorismo & Decoración / Superficie útil → 41,3m2

Como ya sabéis, las reformas sin obras son una de nuestras especialidades. En este proyecto de interiorismo y decoración (para un salón comedor), nuestros clientes querían un espacio práctico, funcional y con carácter. El resultado, tres ambientes muy diferenciados: relax, social y trabajo.

Reforma Salón Comedor
Armario a medida
Armario lacado a medida
Mobiliario personalizado comedor
Lacado mesa comedor
Escritorio lacado a medida
Detalle lacado cajonera
Reforma de Salón Comedor sin Obras

Realizar un proyecto de reforma sin obras siempre supone un gran reto ya que pretendemos “revolucionar” un espacio sin cambiar su distribución. Nuestros clientes, una familia de cinco personas (dos adultos y tres niños/as) quieren actualizar su actual salón comedor conservando gran parte de su mobiliario y sin realizar un proyecto de obra. Nuestra solución, pasa por distribuir todo el mobiliario en tres espacios: una zona de relax con sofás y Smart TV; una zona de socialización donde compartir mesa o ayudar a los pequeños con “los deberes”; y una zona de almacenaje y trabajo donde prima el orden.

1. Análisis (anteproyecto)

Lo primero que hacemos a la hora de abordar un proyecto sin obras (como esta reforma de salón comedor sin obras) es analizar todo el espacio. Después, estudiamos las funciones que debe cumplir cada pieza de mobiliario, observamos el modo de vida de nuestros clientes, exploramos la situación de la zona a rehabilitar dentro de la vivienda, y proyectamos sobre plano hasta encontrar las mejores soluciones para los distintos problemas: La decoración de la estancia debe estar integrada con el resto de la vivienda, el espacio para la televisión es limitado (puesto que la habitación está repleta de ventanas) y debemos crear un espacio para el relax de toda la familia. También debe tener mucho espacio de almacenaje tanto para objetos del hogar, como para la zona de despacho/trabajo y juguetes. Los techos son bajos y desnivelados, por lo que tenemos que pensar en dar sensación de amplitud y equilibrio.

Planteamos la estética de la habitación en colores claros y neutros. El suelo es marmoleado, con predominio de tonos corales y naranjas, las vetas son de colores crudos, arenas y grises arenados, por lo que optamos por aprovechar los colores de las vetas para el mobiliario. De esta forma creamos equilibrio: El suelo nos da potencia, los muebles uniformidad y las paredes luminosidad. Usaremos una paleta de colores neutros que nos recuerdan a la naturaleza y que combinados con el suelo crearán un ambiente agradable, atemporal y sobretodo muy estiloso.

2. Soluciones a medida (proyecto)

Una vez aprobado el anteproyecto pasamos a trabajar en las diversas soluciones a medida:

Zona relax:

Diseño y fabricación de mueble para televisión en una esquina curvada de la habitación. Dicho mueble debe realizarse totalmente a medida y acabarlo en el lugar dónde se va a colgar. El mueble de TV es totalmente personalizado y su diseño consta de una columna alargada y un cubo rectangular abierto que tienen una función tanto estética como funcional. Además, el lateral de la columna es una puerta, para el fácil y rápido acceso a los cables. La base se compone por un cubo abierto que se encarga de almacenar los aparatos electrónicos. En el fondo del cual se colocan los cables y enchufes quedando así ocultos. El mueble está sujeto a la pared, por lo que da sensación de amplitud y nos resulta de mayor comodidad a la hora de la limpieza. El material utilizado para la fabricación a medida del mobiliario es DM hidrófugo, lacado en color personalizado con acabado poliuretano mate aplicado a pistola y con tratamiento antihuellas.

Reemplazamos dos sillones y un sofá antiguo y pequeño por un gran Sofá de 2,75m fabricado a medida, con tres asientos extraíbles más un asiento chaiselongue con arcón para almacenaje. Este gran sofá lo colocamos en la pared dónde se situaba la televisión y nos da la solución para sentar a todos los miembros de la familia juntos.

Zona social:

Restauramos la mesa de centro, pues es grande y práctica, además está fabricada con madera maciza y cristal. La personalizamos lacandola en color exclusivo, con acabado poliuretano mate aplicado a pistola y tratamiento antihuellas. El efecto que creamos es el de una mesa totalmente nueva, grande pero diáfana, ya que la parte de cristal nos crear un espacio límpido y amplio. El siguiente mueble con el que nos encontramos es un aparador de madera maciza que combina algunas de sus puertas y cajones con cristal.

Este mueble también lo decidimos restaurar y personalizar, pues es una pieza de buena calidad, elegante y de gran valor sentimental: El primer paso para convertir este mueble antiguo en un aparador actual es dejarlo como un lienzo en blanco (se desmonta, se lija y se masilla todos los desperfectos). Aquí decidimos cambiar el cristal del cajón por una chapa de madera, para que sea un cajón cerrado. Después estudiamos los colores y optamos por lacarlo todo del mismo color personalizado, con acabado poliuretano mate aplicado a pistola y tratamiento anti huellas. En las zonas de cristal, cambiamos el remate de cordón antiguo por uno más moderno. Por último, cambiamos los tiradores para darle este toque especial y actual.

Una mesa de madera maciza y seis sillas también de madera maciza con tapizado en asiento y respaldo completan este espacio. Es un conjunto de calidad, además la mesa es extensible para reunir a toda la familia. Por todos estos motivos, apostamos por su restauración. Tal y como hemos hecho con los muebles anteriores, empezamos por la reparación de todos los desperfectos y lo personalizamos con un lacado a medida, acabado poliuretano mate aplicado a pistola y tratamiento antihuellas. Las sillas, a parte de lacadas, son tapizadas de nuevo con el mismo tejido que el sofá, de manera que nos sirven de unión entre las diferentes zonas a la vez que nos dan sensación de uniformidad y equilibrio.

Zona de trabajo y almacenamiento:

La pieza estrella es, sin duda, el mueble de almacenaje y zona de trabajo. Es la zona más apartada de la sala, antes de la actualización de la habitación, se encontraba un mueble antiguo de madera maciza a juego con el resto del comedor, varias estanterías acopladas y una mesa de cristal pequeña para trabajo. El mueble contenedor era de un gran peso visual y con poca capacidad de almacenaje, y las estanterías no se caracterizan por calidad, así que decidimos sustituirlo todo por un gran mueble diseñado y fabricado a medida en exclusiva para este comedor, asimismo, debe cumplir con varias funciones diferentes, ser práctico y a la vez estético. Lo diseñamos a medida separándolo en tres módulos.

En uno de los laterales diseñamos una ancha estantería que ocupa toda la pared y que queda oculta por la forma de la habitación, pues se crea un corto pasillo, y nuestra estantería forma parte de uno de los laterales. Es la encargada del almacenaje de todos los juguetes y objetos de los niños. El diseño de sus estantes está pensado para que los niños, de diferentes edades, puedan acceder por ellos mismos a coger o guardar sus juguetes.

La parte central del mueble es sin duda la que más destaca de la estancia. En su diseño personalizado a medida nos centramos en conseguir una gran capacidad de almacenaje, pero que, a su vez, aunque sea un mueble de tamaño muy grande, que tenga un peso visual equilibrado y sea decorativo. Barajamos varias opciones junto con nuestros clientes, que fueron los que eligieron el diseño final.

Éste, destaca por tres cubos decorativos cuya misión es puramente estética, de color personalizado, pero más oscuro que el general. De estos tres cubos colocados en diagonal, parten los armarios, formados por estantes en el interior. En uno de los laterales, la parte baja de cubo da paso a 5 cajones, que sirven para almacenaje, pero también para darle una estética atractiva. El último sector es la zona de despacho. Se integra en el diseño del mueble con una forma de L. En esta ocasión debíamos fusionar una mesa de estudio junto con un mueble de comedor, así que creamos un ambiente de trabajo con los mismos materiales y colores personalizados a medida que el resto del mobiliario.

Con líneas rectas y adecuándose al espacio perfecto, creamos una mesa para trabajo, una estantería que queda semioculta en el rincón, una pieza a juego para la base del ordenador, y una estantería colgada a pared con la misma línea de diseño. Además, fabricamos una pieza a medida situada debajo de la mesa para ocultar todo el cableado. Un proyecto de reforma de salón comedor sin obras a la medida de nuestros clientes.

3. Actuación

Tras la aceptación de todo el proyecto de reforma de salón comedor sin obras. Lo ponemos en marcha. En un periodo de 2 semanas nuestro equipo será capaz llevar a cabo todos los cambios.

Primero desmontamos toda la estancia y la vaciamos, este un bueno momento para que nuestros clientes puedan hacer limpieza y deshacerse de objetos que ya no son útiles. Con la habitación vacía y limpia, empiezan los trabajos de colocación de nuevos puntos de luz según plano eléctrico y a continuación masillado de las regatas y pintura de toda la estancia. Elegimos un tono cálido muy pálido, casi blanco, que nos aporta luminosidad y un entorno agradable.

Mientras se desarrolla este trabajo, en nuestro taller de lacados y personalización de mobiliario, vamos restaurando y personalizando los muebles elegidos. Y por otro lado en nuestro taller de carpintería se va fabricando todo el mobiliario diseñado y pensado exclusivamente para esta vivienda, estos muebles, una vez fabricados, pasarán al taller de lacados personalizados para terminarlos con los colores personalizados escogidos conjuntamente con nuestros clientes.

Con la pintura ya seca en el nuevo salón-comedor, nuestro equipo de profesionales se traslada a la vivienda para el montaje de todos los muebles, tanto los restaurados como los nuevos, y es aquí donde se terminan de rematar las piezas que tenemos que montar en el sitio exacto.

4. Resultado

El resultado es una estancia luminosa y distinguida, que compagina líneas rectas y puras muy minimalistas, expuestas en muebles de diseño a medida, con líneas curvas y clásicas, trabajadas en muebles restaurados y actualizados con molduras de líneas más clásicas. Una habitación dividida en tres zonas de usos muy distintos: una zona de descanso y relax en familia; una zona de comedor y reuniones de familiares y amigos; y una zona de trabajo con un amplio almacenaje.

Aunque se den varias funciones, todo el salón comedor resulta unido, gracias al buen trabajo de decoración, diseño y restauración. Una reforma de salón comedor sin obras realizada con mucha ilusión y mucha profesionalidad para que el resultado sea perfecto.

Show Buttons
Hide Buttons